Portada > Noticias

Con mucho orgullo les contamos que Ángela Parra, estudiante de Ingeniería y ex alumna PentaUC recibió uno de los reconocimientos más importantes de la universidad: Espíritu UC. Este galardón, entregado por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana, pretende promover los valores y el espíritu de la Universidad Católica en sus estudiantes de pregrado.

Ángela Parra recibiendo el premio Espíritu UC de manos del Rector Ignacio Sánchez

Ángela llegó al Programa en III medio el año 2013 muy motivada por ser parte de esta comunidad y con serias intenciones de aprender las disciplinas que aportaran a su idea de estudiar Medicina; pero al conocer nuevos temas relacionados con la ingeniería, se abrió a la posibilidad de estudiar esta carrera. Sin embargo, ella reconoce que su norte era estudiar en la UC, “Penta fue un cambio de paradigma, ya que en este lugar uno es la protagonista del conocimiento y el profesor es un guía”.

También destaca que gracias a los cursos del área de las matemática que tuvo en en el Programa, además de su paso por el Advanced Placement,  pudo sortear con éxito los ramos en la universidad, “ya que mi colegio estuvo toda mi enseñanza media en paro”.

Respecto a los prejuicios que pudieran existir entre sus pares de pregrado por ser una “niña PentaUC”, Ángela destaca que se sorprendió gratamente cuando tuvo la oportunidad de tomar hockey, deporte que conoció en  el Programa, y el profesor la motivó a ser un líder por el solo hecho de ser PentaUC, lugar en que desarrolló los valores de la responsabilidad y el respeto, entre otros.

El espíritu inquieto de Ángela no comenzó en la universidad, sino que desde siempre, participó de distintos voluntariados, trabajos de invierno que la fueron acercando de a poco a Pastoral UC. También su sensibilidad musical, hizo que tocara el violín por la universidad, pasión que desarrolla desde niña.

Ángela durante sus años en PentaUC participando de la tradicional Feria de Aprendizajes

Ángela durante sus años en PentaUC

El 2018 decidió que era el momento de devolverle a la Escuela de Ingeniería todo lo que han hecho por ella y fue así como luego de una entretenida pero intensa campaña fue elegida como Consejera Académica de Ingeniería. “Al principio consideré que no era la persona indicada, pero como el rol de este cargo es acompañar a mis pares que se encuentran en procesos difíciles, descubrí que es una labor que ya he realizado de manera más indirecta en estos años de carrera”, agrega.

Ángela recibe el Premio Espíritu UC como un desafío para volcarse a la Universidad: “me gustaría ser una mano para la UC dentro de la UC y que vayan en beneficio de los estudiantes.Todos reclaman, pero ¿qué hace uno por cambiarlo?. Muchas veces las soluciones están en uno mismo, hay que dejar de lado el individualismo.”

Comentarios