Portada > Noticias

Ph. D. Joseph Renzulli ofreció una videoconferencia sobre la importancia de este tema en el desarrollo de un país,  en el marco del seminario organizado por el Programa PENTA UC

La meta de la educación de talentos es aumentar el número de personas creativas que pueden resolver problemas, mejorar la economía y lograr que el mundo sea un mejor lugar donde vivir, sostuvo Renzulli.

Para celebrar su 10º aniversario, el Programa de Estudios y Desarrollo de Talentos PENTA  UC organizó un seminario que tuvo como principal expositor al director del Centro de Investigación Nacional de Dotados y Talentosos de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos, Joseph Renzulli. Por medio de una videoconferencia, el especialista entregó antecedentes científicos que respaldan el papel estratégico de la formación de talentos para el desarrollo de un país.

“Una de las cosas que nosotros hemos descubierto como resultado de la investigación es que definitivamente existe un gran beneficio, tanto económico como cultural, de contar con estos programas especiales y servicios especiales”, señaló.

Renzulli citó un reciente estudio de la Universidad de Stanford que demostró que el PIB de Estados Unidos aumentaría en más de 40 trillones de dólares si los estudiantes mejoraran sus puntajes en las pruebas de logro hasta alcanzar un nivel equivalente al de los estudiantes alemanes.

También mencionó una investigación de la Universidad de Vandervilt en Nashville, que realizó un seguimiento de más de 25 años a estudiantes de 13 años identificados como talentos matemáticos. El estudio estableció que casi el 9 por ciento de ellos ganó una o más patentes por invenciones, mientras que la población en general esta estadística era de sólo 1 por ciento.

El académico señaló que han podido establecer que existen tres factores que contribuyen a la productividad de estos jóvenes en su vida más adulta, que se deben considerar cuando se desarrolla un programa de talentos: el interés; los estilos de aprendizaje, porque “no todos los estudiantes aprenden de la misma forma”,sostuvo, y, la manera en que los jóvenes prefieren expresarse. “Hay personas que prefieren expresarse matemáticamente, otros por medio de la producción de películas, comenzando un negocio, redactando”, puntualizó.

Respecto de la discusión en torno al enfoque que deberían tener los programas de talentos, señaló que no hay un solo acercamiento ideal. Las propuestas incluyen desde clases especiales independientes, pequeños grupos de interés común -lo que Renzulli denomina clusters de enriquecimiento-, y escuelas especiales. “Este tipo de servicios deberían estar interconectados”, dijo.

De acuerdo con las investigaciones del académico estadounidense, el desarrollo del concepto de talento está relacionado con tres conjuntos de habilidades, que se deben identificar para establecer el potencial del talento en la población de jóvenes: una capacidad intelectual sobre el promedio, la creatividad y el compromiso de tarea. “Cada uno de estos tres aspectos tienen que interactuar y trabajar en conjunto para poder brindar como resultado un alto nivel de productividad creativa”, dijo.

La meta de la educación de talentos en el mundo es aumentar la cantidad de personas creativas, que pueden resolver problemas, iniciar negocios, mejorar la economía y lograr que el mundo sea un mejor lugar dónde vivir, señaló. “La educación tradicional tiene que ver con cómo aprender lecciones y almacenar información para pasar la prueba. Queremos enseñar a los estudiantes a cómo ser investigadores, en vez de ser sólo personas que aprenden.”, sostuvo.

Renzulli finalizó su exposición señalando que para desarrollar más el talento en los jóvenes ellos tienen que disfrutar lo que están haciendo, porque así trabajan más fuerte y producen mejores productos; deben comprometerse con la tarea y, finalmente, tienen que demostrar que el trabajo que están realizando tiene un propósito.

La inauguración del seminario Políticas públicas y educación de talentos estuvo a cargo de la subdirectora del PENTA UC, Patricia Morales, quien destacó los avances del proyecto en estos diez años de existencia. “Hoy tenemos un modelo de educación de talentos único en el mundo, que se ha destacado a nivel nacional e internacional por su innovación, excelencia y calidad, así como por atender y brindar oportunidades reales de desarrollo académico a cientos de niños y jóvenes, en su mayoría provenientes de estratos socioeconómicos bajos”, señaló.

Agregó que el desarrollo del conocimiento y la investigación les ha permitido establecer cuáles son las necesidades y características de los estudiantes con talentos académicos en Chile. De esta manera, el programa ha contribuido a desmitificar y entender mejor el tema de la educación de talentos y ha posicionarla públicamente como una necesidad educativa especial. “Para hablar realmente de equidad, debe estar incluida en nuestro sistema educacional”, dijo.

Sin embargo, sostuvo: “No obstante lo anterior, hay un paso relevante que aún no hemos dado como sociedad, una deuda pendiente con este grupo de niños y jóvenes, una deuda pendiente con el desarrollo y la equidad de la educación en nuestro país y que forma parte esencial de la misión de nuestro programa: la creación de una política pública en educación de talentos”.

El seminario contó además con la participación de un grupo de expertos que analizó el rol de la educación de talentos en el desarrollo de Chile y cómo esta debe ser asumida también desde las políticas públicas. Los integrantes del panel fueron el subdirector del Centro de Estudios Públicos, CEP,  Harald Beyer; la directora ejecutiva de Educación 2020, Adriana Delpiano  y  el director del PENTA UC, Marcelo Mobarec.

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA
Antonieta Sánchez, periodista UC.

Comentarios